miércoles, 10 de noviembre de 2010

Vuelta a lo mismo


Bien, una vez más me doy cuenta de que se cumple mi regla de oro: "Por muy jodida que estés o que parezca que está todo: hay que dejar que las cosas se alineen solas, dar tiempo al tiempo".

No puedes construir la casa empezando por el tejado, hay que ir cogiendo cada ladrillo, llenarlo de cemento e ir apilandolos uno a uno. No hay más. Y aunque la teoría me la se a la perfección en la práctica parece que fallo. Será la poca paciencia que "Dios me ha dado" que hace que salgan a la luz las inseguridades, aquellas que parecían estar guardadas y archivadas pero, según tengo comprobado, resurgen de vez en cuando. No aprendo y me dejo llevar por esos sentimientos negativos. Y claro, después pienso (sí después, al revés lo sé) y me doy cuenta de lo masoquista que pedo llegar a ser conmigo misma.
Pasa el tiempo y piensas: "Anda, ya parece que va a mejor la cosa". Y te alegras, claro.
¡Tonta, tonta y mil veces tonta! (...)

Tengo que hacer caso a una profesora que ya nos ha comentado que " debemos ir cultivando aquello llamado paciencia, pues será de vital importancia en nuestro trabajo". Y aunque solo sea por el bien de mi futuro laboral: habrá que hacerla caso.




Celia Hernández.

1 comentario:

B. dijo...

Jaja, pues lo pongo en la lista de libros urgentes de leer, ya lo has acabado?:)
Un besito.

B.