lunes, 14 de enero de 2013

Será que hoy me pillan con las defensas bajas.

Echo la vista atrás y me doy cuenta de cuánto han cambiado las cosas. 

Veo que algunas se han complicado, otras se han solucionado solas, y otras han avanzado.

Aumenta el número de ausencias acompañando a mis miedos e inseguridades. 
Nuevas personas han entrado en mi vida. 
Han surgido nuevas inquietudes y esperanzas. 
He aprendido y sigo en ello. Han pasado los años, he conocido nuevas facetas de las personas, no siempre agradables pero necesarias. 


Mi corazón va dividiéndose: familia, expectativas laborales, amistad, amor. Partes imprescindibles difíciles de compaginar. Miedos que conllevan mayor grado de madurez. 

En parte echaba esto de menos...





1 comentario:

Nala Toledo dijo...

Me gusta mucho como piensas.